Entrevista a Marya Zarif y André Kadi, los co-directores de la película ‘Dunia y el eco del tambor’

¿Qué os inspiró a crear esta historia?

Marya Zarif (creadora y autora)
“Dunia y el eco del tambor” es la continuación de la historia de Dunia contada en la primera temporada de la serie y en la película “Dunia y la princesa de Alepo”. La primera película cuenta la vida de Dunia en Alepo, seguida por la guerra que estalla y su éxodo, junto con sus abuelos, hacia su nueva tierra que les dará la bienvenida.

La historia de “Dunia y el eco del tambor” habla sobre lo que sucede después de establecerse en un nuevo país. Ahora que la guerra está lejos de Dunia, que ya está a salvo, tiene que enfrentarse a nuevos desafíos como integrarse en una nueva cultura, aprender un nuevo idioma, un nuevo clima, todo es nuevo y las cosas cotidianas más simples se convierten en un desafío.

¿Cómo hacer las compras de alimentos? ¿Cómo hacer amigos en la escuela? ¿Cómo contar tu historia? ¿Qué hacemos con nuestro trauma, con las personas que dejamos atrás y a quienes extrañamos? ¿Se reunirá con su padre de nuevo?

Esta segunda película fue inspirada por lo que observé y experimenté yo misma del viaje de los refugiados y su nueva vida en Europa o Canadá. Era importante contarla, ponerla en palabras y mostrar a los niños que los desafíos de Dunia ya no son los mismos ahora, pero que todavía existen, y que ella necesita un gran coraje, al igual que sus abuelos, para crear esta nueva vida.

Ella tendrá que lamentar ciertas cosas y dar la bienvenida a otras nuevas, como lo hace la naturaleza cada año con el paso de las estaciones, la migración de aves y la resurrección de la naturaleza después de meses bajo la nieve.

Canadá, un gran país en el que la naturaleza salvaje es magnífica, en el que las personas son acogedoras, y exissten leyendas maravillosas para transmitir a los niños, también es una gran inspiración para esta película.

Dunia descubre un nuevo mundo en Canadá, que es como un sueño con colores y formas que nunca había visto antes: vastos bosques y lagos, árboles rojos y naranjas en otoño, vastas extensiones de nieve brillante y nuevos animales como zorros y ardillas.

El pequeño pueblo, con sus amables habitantes en el que aterriza con sus abuelos, representa la promesa de una nueva vida donde todo está por escribirse.

La historia de “Dunia y el eco del tambor” aborda temas como la diversidad cultural, la música y la amistad. ¿Qué mensaje esperan transmitir a la audiencia, especialmente a los niños, a través de esta película?

En la película, además de descubrir una nueva cultura y un nuevo idioma, Dunia se abrirá a la naturaleza salvaje, a su lenguaje universal y secreto. Con sus dos nuevos compañeros, Rosalie y Miguizou, comprenderá gradualmente que su corazón está conectado con el corazón del mundo. Usará este descubrimiento para guiar a su papá, que se quedó en Siria, hacia ella.

En la película, los personajes buscan encontrar su equilibrio y su lugar en el tumulto de los cambios causados por la llegada de la pequeña familia siria al pueblo. Los que son recibidos y los que reciben se transforman y crecen a partir de este encuentro de culturas. Todos aprenderán algo el uno del otro y de ellos mismos.

Dunia explora su nueva vida cotidiana a través de los ojos traviesos, ingeniosos y decididos de Rosalie. En cuanto al misterioso Miguizou, de una comunidad indígena, guiará a Dunia hacia el reino de la naturaleza, el patrimonio ancestral y el aprendizaje, compartido como grandes secretos envueltos en magia.

Creando esta historia de amistad más allá de la diversidad, queríamos invitar a los niños a imaginar un mundo donde cada uno, en su especificidad, es aceptado e incluido, y donde cada riqueza se entrelaza con la otra, una nueva humanidad.

¿Por qué decidisteis utilizar la técnica de animación 2D para contar esta historia? ¿Cuáles fueron los desafíos y recompensas a los que os enfrentásteis durante el proceso de creación?

Marya Zarif (creadora y autora)
Los aspectos visuales inicialmente fueron creados y llevados por mi estilo visual y dibujos, que transmiten emociones y sensaciones de mi infancia y mi mundo. Las líneas, las formas y proporciones elegidas, cuentan el mundo tal como lo ve la pequeña Dunia.

André Kadi (director y CEO de Du Coup Animation Studio)
Decidimos que la técnica de animación 2D era la mejor opción para llevar el universo visual de Marya. Además, elegimos hacer este proyecto en 2D porque nos pareció obvio. Nos gusta el lado “orgánico”, instintivo del 2D, es un estilo de animación que nos acerca a la infancia y nos permite desarrollar atmósferas y escenarios mucho más diversos.

El proceso de trabajo fue muy estimulante y el trabajo muy colaborativo. Una vez que los guiones estuvieron terminados, grabamos las voces con actores sirios y quebequenses, algunos de los cuales venían de la comunidad de Manawan (Atikamewk, primeras naciones de Canadá), para los roles de Miguizou y Kokom antes de trabajar en todas las etapas posteriores con el estudio.

Dado que el equipo de animación ya había trabajado en nuestra película Dunia y la Princesa de Alepo, ya conocían muy bien a los personajes y las intenciones de producción. Fue un gran placer para todos sumergirse nuevamente en el universo extremadamente rico de Marya y dar vida a sus personajes una vez más. Como director, también me encantó poder mostrar Quebec en la película, esta provincia de Canadá que me recibió hace 17 años.

La película tiene la capacidad de cautivar tanto a niños como a adultos. ¿Cómo lograste equilibrar la narrativa para atraer a audiencias de todas las edades?

Marya Zarif (creadora y autora)
La película consigue cautivar a los espectadores jóvenes y mayores porque aborda temas serios y contemporáneos, sin diluirlos, posicionándolos al mismo tiempo al nivel de los niños.

Para abordar temas tan realistas y serios en una narrativa equilibrada que pudiera atraer a todos, elegimos ser desinhibidos y presentar complejidad pero permanecer en el nivel de lo humano, lo sensible y la subjetividad de los personajes, para celebrar los detalles, que forman parte de la vida cotidiana, en un lenguaje visual, hablado y cinematográfico sencillo.

Dunia, que perdió su país y su hogar, aprendió a echar raíces en el mundo. Colores, texturas, sonidos, olores, seres vivos, animales, su relación con el mundo es total y completa.

Las escenas animadas también honran los pequeños detalles, que a menudo ocupan mucho espacio en la imaginación y en los recuerdos de un niño, centrados en el presente: la nueva naturaleza, el mundo de los árboles en Quebec, la escultura en madera, los animales…

Al escribir, dirigir o dirigir artísticamente, se adopta su punto de vista: sincera, plantea preguntas reales sobre el mundo, sensible y emotiva, vive plenamente todo lo que pasa por ella, piensa, negocia y cambia de mirada. en cosas. Abierta, enamorada de la vida, siempre se arriesga a encontrar este nuevo mundo que se abre ante ella. Por eso, aunque sea una niña, devuelve al público a su propia infancia, como una experiencia universal.

Su experiencia también se equilibra con momentos donde es la experiencia de los adultos la que mostramos; Si bien viven acontecimientos de adultos, por ejemplo, cuando los abuelos de Dunia van de compras y tienen dificultades para hacerse entender en el nuevo idioma, reaccionan con autenticidad, con humor y franqueza, lo que significa que todos pueden identificarse con ellos.

“Dunia y el eco del tambor” presenta elementos mágicos y fantásticos que enriquecen la trama. ¿Qué te atrajo de estos elementos para incluirlos en la historia?

Marya Zarif (creadora y autora)
Dunia está salpicada de elementos percibidos como mágicos o sobrenaturales, que surgen en un entorno realista, es decir, un entorno probado, moderno, geográfico, social, cultural y étnico. La realidad es reconocible y el universo familiar de Alepo, las carreteras del mundo o el pequeño pueblo de Canadá, su bosque y sus casas se convierten en el lugar natural de manifestaciones sobrenaturales y oníricas.

Además, la intersección entre realidad y magia recurre a lo maravilloso que se encuentra en la naturaleza, por un lado (el latido de la tierra, el poder curativo de los sueños, etc.), y también en las culturas encontradas, sus cuentos y sus leyendas: la de El origen de Dunia y las culturas indígena y quebequense de sus dos amigas, Miguizou y Rosalie.

En -Dunia, y el eco del tambor – La cultura siria de Dunia se encuentra con las culturas de esta nueva tierra, que le susurran sus secretos: las culturas indígenas y la cultura quebequense. La magia también recurrirá a estos dos terrenos fértiles. La escritura, producción y dirección artística son parte de un enfoque de respeto por estas culturas y sus propias maravillas. Por eso los elementos mágicos están tan presentes.

La película celebra la multiculturalidad y la belleza de la diferencia. ¿Por qué crees que es importante contar este tipo de historias en el cine, especialmente para un público joven?

Marya Zarif (creadora y autora)
En un mundo cada vez más conectado, donde las culturas son más propensas que nunca a encontrarse e influirse unas a otras, los creadores de Dunia, que llevan consigo diversas culturas e influencias, siempre hemos adoptado este enfoque, para celebrar la diferencia y el encuentro, la belleza de descubrimientos mutuos y verdades humanas universales compartidas.

Creemos profundamente que este mundo presentado en Dunia ya es una realidad, especialmente para los niños que son más curiosos que hostiles ante la diferencia. El tema de la primera película ya presentaba las raíces de Dunia como una fuerza para darle alas en el mundo, continuamos con este enfoque en la segunda.

¿Qué espera que sienta el público después de ver “Dounia, el gran norte blanco”?

Con Dunia, invitamos al público a descubrir un mundo nuevo y maravilloso: nieve, bosques, animales salvajes, nuevos amigos, nuevos idiomas, nuevos gustos. Téta Mouné y Jeddo Darwich, los abuelos de Dunia, también aprenderán a integrarse en su nuevo lugar de vida.

Todos sus puntos de referencia han cambiado; lengua, costumbres y usos, relaciones con los demás, ingredientes para cocinar…

Este aprendizaje, en cierto modo, les retrotrae a la infancia.

Esperamos que el público experimente todas estas emociones a través de los personajes y, al final de la película, emerjan adultos, más empáticos con el viaje de los recién llegados y llenos de esperanza y asombro de que el mundo somos todos nosotros juntos.

¿Tienes algún mensaje o recomendación para los espectadores que tengan muchas ganas de ver la película?

Marya Zarif (creadora y autora)
Después de un largo y difícil viaje, Dunia y sus abuelos aterrizan en este nuevo mundo para ellos. Su historia es única y la película nos invita a conocerlos y amarlos y a conocer a todos los nuevos personajes, pero también es la historia de todos los migrantes, inmigrantes y refugiados de este mundo.

La película no ignora la dificultad de cambiar tu vida e integrarte en una nueva cultura, ni el dolor real de dejar atrás un mundo entero y un pasado. Pero lleva dentro de sí un mensaje profundo y universal, que nos concierne a todos, de que la vida es poderosa y mágica y que, como la naturaleza, que se transforma con cada estación, llevamos dentro de nosotros esta capacidad de transformación, adaptación y asombro. Al igual que Dunia –nombre que significa mundo en árabe–, todos somos, e igualmente, hijos de un solo mundo.

Comparteix

més notícies